La historia del emprendimiento de Francella y Carmen

Carmen: Mi nombre es Carmen Castellanos y tengo 26 años, estudié economía y negocios y me gradué de la ESEN.

Soy una persona familiar, me gusta hacer deportes, me considero bien aventurera, me gusta viajar y conocer a nueva gente, comer cosas diferentes, leer y por supuesto, los negocios.

Francella: Soy Francella López, estudiante de la Escuela de Comunicación Mónica Herrera, tengo 26 años, estudio Comunicaciones Integradas de Marketing (CIM) y con Carmen nos conocemos desde que teníamos 10 años, estudiamos y nos graduamos juntas del colegio, luego estudiamos en diferentes universidades pero la amistad siempre quedó y siempre teníamos las ganas de hacer algo pero nunca concordábamos en nada, hasta hace 4 años que al fin tratamos de unir nuestras pasiones y nos convertimos en socias de negocio.

¿A qué se dedican?

Carmen:  Recientemente empecé a dedicarme full a nuestro emprendimiento, antes estuve trabajando en la empresa privada en el área de mercadeo, estuve 3 años ahí. Pase estos años con las 2 cosas al mismo tiempo, pero ahora estoy muy contenta que ya me dedico 100% a nuestro negocio.

Francella: Yo trabajo full time en una empresa médico hospitalaria que comercializa seguros. Mi experiencia laboral ha sido variada, he trabajado en audiovisual, en agencias, en mercadeo en línea y creo que haciendo cuentas he estado en todas las partes del mercadeo.

A parte del trabajo tenemos nuestro emprendimiento pero desde hace un mes que Carmen está de lleno me he podido relajar un poco, porque una de las dos lo está controlando todo el tiempo, cuando las dos trabajamos full time era un dolor de cabeza. Tratábamos de hacer las mismas cosas, se repetía lo que la otra hacía, era bien difícil.

¿Cómo se toma la decisión de dejar un trabajo seguro?

Carmen: La verdad que es un salto de fe, también me considero una persona bien creyente y es algo que siempre había querido hacer, dentro de mis metas personales siempre había estado emprender y tener mi negocio, y ahorita que lo hicimos con Francella ya empezamos juntas a formar este sueño.  Una vez nos pusimos a platicar que si alguien no se metía de lleno esto no iba a evolucionar y es así como tomé la decisión de salirme del trabajo, y la verdad que era el momento porque pues, no tengo grandes responsabilidades como hijos, vivo con mis papás todavía, y estos factores incidieron en tomar la decisión y creo que era el momento de poder arriesgarme, o por lo menos debía intentarlo y darle con todas las ganas y ver qué pasa.

¿De dónde viene el deseo de emprender?

Francella: Yo creo que de la necesidad económica. Nosotras estudiamos en el Champagnat y este colegio es de un nivel socio económico medio y hay de todo. Nosotras no somos las grandes millonarias y no era como que nuestros papás nos daban $20.00 para ir al colegio, entonces Carmen vendía unas pulseritas y accesorios para el pelo, yo vendía brownies y entonces así cada quien hacia su esfuerzo por su lado.

En cuanto a nuestro emprendimiento todo fue bien random, estábamos en la playa las dos tiradas y empezamos a decir que ya no queríamos trabajar, que estábamos cansadas y que no queríamos seguir trabajando el resto de nuestras vidas para otras personas. Yo en lo personal no me puedo levantar temprano, Carmen se levanta a las 4:00 am, pero yo a las 7:00 am y me estoy muriendo, entonces dijimos “no, no podemos seguir así” y empezamos a lanzar ideas, de eso que dicen que el papel aguanta todo y las conversaciones aguantan todo también, y empezamos a pensar en un negocio y salieron las boutiques que estaban en súper auge en ese momento. Nos pareció un negocio fácil y le dimos vuelta a la idea, y al momento de sacar los costos nos cayó el 20 que no era tan fácil como pensábamos, y también la inversión no era poca como también pensamos.

¿Cuál fue la solución que encontraron para poner en marcha ese sueño?

Francella: Mirá en ese momento utilizamos la herramienta Business Model Canvas, que nos empezaban a enseñar en la escuela y la parte de costos y gastos no nos resultaba y no había forma de que nos diera, y se quedó estancado un buen rato, o sea, te estoy hablando que esto fue hace 4 años y se quedó estancado varios meses. Y entonces pasó algo, mi abuelito tenía este microbús que yo siempre había querido pero nunca me lo habían dado, y de la nada un 25 de diciembre le dije “Me lo voy a llevar a San Salvador porque ahí está tirado” y me lo traje y realmente no sé cómo fue ese proceso, realmente no lo sé, pero en ese momento los food trucks se empezaban a ver y dijimos “bueno, si estos camiones hacen y venden comida, entonces porque no podemos hacer la boutique sobre ruedas”, y cuando empezamos a buscar en internet, vimos que por todos lados habían Fashion trucks  y ahí cambiamos el Canvas y todo hizo sentido, vimos que podía ser algo disruptivo en El Salvador.

Hablemos entonces de su emprendimiento ¿Qué es el Fashion Truck?

Carmen: Solo les quiero contar una historia antes de eso,  cuando cambiamos el Canvas y vimos que era accesible hacer el negocio, ya un montón de costos se nos reducían y dijimos démosle con todo vea, mágicamente,  bueno mejor dicho un milagro que fue la camioneta y el otro milagro es que encontramos un proveedor  de ropa, porque al inicio teníamos todo planificado, lindo, perfecto, pero decíamos de dónde puercas vamos a sacar la ropa, qué ondas con esto, no sabíamos de dónde sacaban la ropa el resto de boutiques . El punto es que de la nada conseguimos a una proveedora, el mismo día que supimos de ella nos reunimos y compramos,  literalmente invertimos $200.00 y mientras estábamos con ella Francella dijo “ya vengo” y se fue al cajero a sacar sus $100.00 y luego hicimos switch y fui yo al cajero a sacar mis $100.00 y compramos nuestras primeras prendas, y dijimos, ya listo, teníamos ropa, no teníamos nombre, la camioneta no arrancaba y fueron un montón de cosas con las que de verdad debíamos lidiar, pero en nuestra mente todo era perfecto y lindo  aunque faltaban detalles, pongámosle, eso fue un día y el día siguiente le estaba hablando a Fran “ Fran no hemos vendido nada, se nos está pegando el producto”  y era el segundo día (entre risas). Bueno la cosa es que no teníamos nombre, ni nada, entonces se nos ocurrió hacer una reunión en mi casa e invitar a nuestras familias y amigos, etc. porque no nos podíamos decidir por el nombre, cada quien tenía su nombre favorito y no nos poníamos de acuerdo, entonces fue que se nos ocurrió hacer el primer pop- up shop, porque así lo habíamos destinado al Fashion Truck , y fue en mi casa e hicimos una votación de nombres, pusimos las diferentes opciones que estaban y entre esas estaba el “Fashion Truck”, aunque no era nuestro favorito , entonces la gente podía comprar la ropa y votaban, y la gente votó por “Fashion Truck”, y es así como le quedó el nombre.

Francella: Y esto hacia mucho sentido porque si mirabas un microbús en la calle con stickers, por lo menos rápido ibas a saber qué era, o sea, lo leés y rápido lo entiendes.

Carmen: ¿Y bueno entonces qué es? Nuestro emprendimiento es el Fashion Truck, es una boutique móvil, sobre 4 ruedas, es una pop-up store, nosotros abrimos y cerramos en diferentes lados en cualquier parte a cualquier hora y nos mantenemos comunicadas con nuestras consumidoras a través de redes sociales y es ahí donde anunciamos absolutamente todo, nuevas colecciones, precios, tallas y dónde va a estar el Fashion Truck, que es como la pregunta del millón, dónde está el Fashion Truck. Ahorita hacemos eventos con comercios aliados o con empresas como un beneficio para sus colaboradores, nosotros llegamos y vendemos. También nos unimos con diferentes marcas para hacer eventos súper locos, diferentes, y siempre tratamos de estar innovando y saliendo del closet como dice nuestro slogan “Think outside the closet”.

¿Cómo ha sido la aceptación del Fashion Truck y de este nuevo concepto de boutique? 

Francella: Yo creo que más que el concepto, la ropa de nosotros es diferente, es súper variada y versátil, definitivamente no la pueden encontrar en otras boutiques, pero nuestro negocio no es la ropa, es el servicio del Truck, entonces yo creo que la personalidad del Truck es lo que ha atraído un montón a la gente, por ejemplo los comentarios de las clientas es que es súper libre, ellas se sienten identificadas con la libertad, con el empoderamiento, porque son cheras que quieren hacer las cosas como ellas quieren sin tener que preguntarle a nadie, un poco irreverente como las cosas que hacemos,  las niñas se sienten identificadas con la personalidad del Truck. Hace poco hicimos una tontera la verdad, posteamos sobre quién quería ser modelo para la próxima sesión de fotos que nos mandaran un correo con sus datos y no te miento, recibimos como 150 correos y nosotras no lo podíamos creer, nosotros le confirmamos a todas y al final llegaron como 50 quizás ¡Pero llegaron sabes! Nosotras no podíamos creerlo, les dimos la ubicación de dónde iba a estar el Truck para la sesión de fotos y era como a las 3:00 p.m, con un calor horrible, pero ahí estaban, y eran niñas de todo tipo, en tacones, otras llegaron en bus y una que nos asombró, súper punk y llegó en patineta, increíble, fue chivísimo. El Truck es como un mutante, el Truck representa a muchas mujeres con ese espíritu de poder ser quienes son, de no tener que estar pretendiendo ser nada, y yo creo que las niñas que nos siguen se sienten identificadas con este concepto.

¿Cómo ha evolucionado la clientela, quiénes son las que más las buscan?

Carmen: Como les comentaba Francella sobre el casting, para nosotros fue súper chivo ponerle cara a todos esos nombres que nos escribían para saber dónde estaba el Truck, pues prácticamente nos debemos a ellas. Nuestras consumidoras son de todo tipo, no las podemos encajar en una categoría, pero lo que sí tienen todas en común es que son mujeres bien fuertes, guerreras, que tienen sueños, que saben lo que quieren, y que quieren dejar una marca en su entorno.

¿Cuáles han sido esos desafíos que las han hecho crecer?

Francella: Bueno, el más grande de todos fue que como a los 2 meses de haber lanzado el Fashion Truck nos robaron, nos abrieron el microbús y nos sacaron toda la mercadería, ahí se fueron los $200 que habíamos invertido, más los productos que nos había dado otras 2 proveedoras en consignación, entonces estaba todo ese dinero que ya habíamos invertido y dinero que ya debíamos. Y fue súper raro, porque yo lo tenía parqueado afuera de mi casa, y vivo en una colonia privada, y bueno la cosa es que yo había dejado olvidado algo en el Truck y como a las 7:00 a.m. salí y abrí y saqué lo que tenía que sacar y volví a cerrar, después me quedé pensando “falta algo” y regresé y no había nada, y yo le digo a mi mami “vos sacaste toda la ropa del micro” y me dice “no” me regresé y justo cuando me regresé vi donde habían entrado y habían quitado toda una ventana y le hablé a Carmen y le digo “malas noticias, nos abrieron el camión” (entre risas) haciendo memoria, es chistoso que siempre nos hablamos y nos decimos “hay malas noticias pero hay buenas noticias, cuál querés primero” . Pero bueno el punto es que nos habían abierto y le hablé a Carmen “Hay malas noticias nos abrieron el micro” y Carmen solo decía “Cómo así, no te entiendo” y después yo me puse a decirle que esto era una señal de Dios que teníamos que dejar el microbús, que no era buena idea que íbamos a quebrar y Carmen me salió con que no, que esto era solo una prueba, que claro que iban a salir adelante que solo llevábamos 2 meses y que la podíamos superar. Al final de cuentas sí lo pudimos superar.

Carmen: Y saben, esa vez que nos robaron nos dio una gran cólera porque teníamos unos zapatos, la cosa es que son tan malos que nos dejaron un zapato aventado y fue como, o sea, si ya nos robaron qué hacemos con el otro zapato, mejor se lo hubieran llevado.

Francella:  Eso es de las cosas que tenes que superar como emprendedor, porque vos lanzas y pensas que todo va a salir bien y eso es otra cosa, yo juraba que mis amigos tri me iban apoyar y que iban a estar ahí porque son mis amigos, y eso es una vil mentira, tus amigos no van a estar ahí , o sea, son bien contados con los dedos de la mano los que están, yo no sé si es envidia o frustración que quizá ellos quisieran hacer algo y simplemente no se atreven, es bien difícil encontrar el apoyo de alguien y por eso es bien importante inculcar esto de los círculos de los emprendedores, porque hay alguien más que sí, te puede ayudar y está viviendo o ha vivido algo similar a lo que tú estás pasando.

Carmen: La realidad es súper diferente, cualquiera diría que como fuimos a una universidad buena lo sabemos todo, y la verdad no es como en los libros, los problemas y las dificultades no te las enseñan. El apoyo que podas encontrar en otros emprendedores es bien importante.

¿Qué apoyo han podido encontrar en esta comunidad de emprendedores?

Carmen: Fijate que ahorita que estamos remontándonos al pasado, yo lo que me acuerdo es que hay una emprendedora que se llama Rebeca Leiva y nosotros teníamos como una semana de haber empezado, ella tiene un restaurante y nos escribió “Niñas, me enteré que habían empezado un negocio, cuando quieran venir las puertas están abiertas” y nosotros ya lo habíamos pensado, pero no nos habíamos atrevido a escribirle, y el hecho que ella nos haya dado ese voto de confianza fue bien chivo, porque eso  nos dio la seguridad de ir a otros lados a tocar puertas.

Francella: como emprendedoras esa es otra cosa negativa, cuando no te dan el voto de confianza te sentís mal, nosotras les escribíamos a marcas grandes y simplemente nos ignoraban, pero el tiempo marcó la diferencia, y un año después ellos nos están buscando, y es bien chivo que después de que nos ignoraron ahora si quieren trabajar con nosotras, nunca somos rencorosas y no agarramos las cosas personales, ahora ya hicimos alianzas con varias de esas empresas.

Carmen: Con el tiempo aprendimos que no tenes que sentirte mal si te rechazan, tenes que confiar en tu proyecto y de verdad seguir tu pasión, poco a poco se van dando los frutos y las cosas fluyen más.

¿Cuáles son las lecciones más valiosas que han aprendido?

Francella: Nosotras tenemos una recomendación de oro y les decimos a todos que tengan miedo al hacer su proyecto, porque el miedo de cierta manera es la gasolina que te motiva a hacer las cosas bien. Si tienes miedo vas por buen camino, porque te vas a esforzar el 110% para evitar fracasar, y no va a importar si te critican o te rechazan porque sabes que has hecho las cosas de la mejor forma que posible.

¿Cuáles son los planes a futuro de Francella y Carmen?

Francella: El Truck es nuestro bebé, pero últimamente he sentido que el Truck es como un trampolín, no es lo que nos va hacer millonarias, pero si es lo que nos va a llevar a otros proyectos que ya veníamos trabajando con Carmen, queremos hacer una marca sombrilla, y creería que a futuro el Fashion Truck va a seguir, pero ya no va ser el centro de todo, sino que vamos hacer algo más grande.

¿Qué recomendaciones tienen para otras personas que quieren emprender pero tienen dudas?

Carmen: Les recomendaría que lo hagan, qué piensen que sería lo peor que puede pasar, y si lo peor sería que su idea no funcione, por lo menos obtendría la experiencia y oportunidad de mejorar esa idea o cambiarla, pero creo que es peor quedarte con el “¿qué hubiera pasado?”.

Francella: Mi consejo es algo que mi mamá nos ha dicho desde niñas, y es que te fijes con la gente que te juntas, es súper cierto, pero cuando vas a la universidad te encontras un montón de gente que anda solo vagando, sin objetivos en la vida, a medida que te juntes con gente exitosa automáticamente tú también vas a cambiar y a empezar a ser exitoso, eso viene como añadidura, es mejor fijarse uno con quien se junta. El punto es, si queres ser emprendedor, júntense con emprendedores, si queres ser actor metete a clases de teatro y júntate con actores. 

Vamos terminando, cuéntenle a todos en dónde pueden enterarse de todas las noticias sobre el Fashion Truck. 

El medio donde nos pueden encontrar fácil es Facebook e Instagram, solo nos buscan como Fashion Truck SV. En nuestras redes sociales van a encontrar toda la información de donde va estar el Truck próximamente, la ropa que tenemos, precios, promociones, y otras ocurrencias.

https://www.facebook.com/FashionTruckSV

https://www.instagram.com/fashiontrucksv/